martes, 23 de septiembre de 2008

Antonio Carlos Jobim "Stone Flower" (1970)


Uno de los mejores musicos del siglo XX, por suerte, incluso esta considerado tal a nivel global, pese a la displicencia anglosajona y su poderosa mercadotecnia, que da la impresion (injusta y falsa) de que la musica la inventaron ellos y que todas las demas musicas de todos los lugares del mundo, son melonadas. Una leche. Donde este el acervo musical latinoamericano, que se quiten los Estados Unidos. Tratar de equiparar a nivel musical, pongamos a un Hank Williams con un Antonio Carlos Jobim, solo puede mantenerse desde la sordera, el chauvinismo o la estulticia.

Me es muy curioso, cuando le sueltas a un aficcionado al rock, que escuchas otras musicas alejadas de este, te miren con resignacion. Como si el rock que ellos escuchan no fuera un conglomerado de musicas de diversa procedencia, mayormente africanas (o mejor dicho, las derivaciones que crearon los esclavos negros en los Estados Unidos).

"Choro" es uno de esos divertimentos modales de Jobim, donde parece tocar el piano con un solo dedo. Un haiku musical, lo denominaba el mismo maestro brasileño. El arreglo de flauta es precioso, por cierto. Aunque me gusta muchisimo mas, esa especie de vals que es "Children´s games", con una sonoridad deliciosa del piano de Jobim (que durante el disco, alterna el instrumento acustico con su pariente electrificado). Ojito a ese final donde mientras su mano izquierda toca un motivo rapido, la derecha parece hacer el sonido de gotas chapoteando al caer sobre superficie mojada.

No se si es cosa de ciertos trucos de estudio o mi impresion particular, pero si se escucha con cascos este disco, a veces tengo la impresion que algunos instrumentos y sonidos empiezan en un lado de uno de los canales y terminan en el otro. No sucede esto solo con el instrumento mas obvio, el piano de Jobim, que podria muestrearse lo que toca con cada mano en un canal del estereo, sino que ocurre con otros instrumentos tambien. Ya que estamos, es un placer para el oido escuchar el piano de Jobim, una mezcla perfecta de tecnica y capacidad para producir sensaciones al oyente a partir de esta,

La version de "Brasil" de Ary Barroso, una de las mejores canciones de la historia de la humanidad, es sensacional. Recuerdo que poco antes de comprar este disco de Jobim, me habia hecho con la banda sonora de "Brazil" (la pelicula de Terry Gillam), que consiste basicamente en las variaciones orquestales de Nick Kamen sobre la melodia de "Brasil". Vamos, que estaba un poco harto, no de la cancion en si, sino de la cantidad de versiones que se han hecho sobre ella, sin aportar demasiado. Pero esta version, tan de club nocturno, de Jobim, llamo mi atencion. Es larga, siete minutos, pero no sobra nada. Joe Palma se luce con los cimbales y el hi-hat, mientras Ron Carter conduce la cancion con la sonoridad acuosa de su bajo. Otro de los puntos fuertes de esta version, es esa confrontacion entre la calidez de la base ritmica y el enfoque frio (de cool jazz) de Jobim, tanto con el piano como con la voz (se le puede escuchar respirando en el microfono, antes de lanzarse a cantar). En los extras del disco, se nos ofrece otra toma de esta cancion, con adicion de metales.

La cancion mas conocida del disco puede que sea la que da titulo al disco, versionada por Santana en su mejor disco ("Caravanserai"). El ritmo de esta pieza, que parece dar saltos, es fascinante: Airto Moreira, como siempre, esta espectacular con las percusiones, pero la pegada de Joe Palm no es menos digna de elogio. Otro genio, Eumir Deodato (que en este disco toca la guitarra y hace algun arreglo de flauta), mete un scat a la vez que el solo de violin, antes de que entre las flautas.

Me encanta la melancolia de "Amparo", donde parecen sonar dos lineas de piano independientes entre si, pero que encajan perfectamente. No da la impresion, aunque lo sea, de la tipica linea de acompañamiento tocada por la mano izquierda. De repente, de una fisura en el silencio, aparece un acompañamiento orquestal con una trompeta asordinada que es una caricia al oido. "God and the devil in the land of the sun", una pieza al estilo de "Stone flower", confronta los trinos de pajaro del saxo Joe Farrell contra la ominosa presencia de metales, percusiones y violines. Y en la intro de "Sabia" se nota la presencia de Debussy (esa introduccion de flauta similar a la del fauno de Debussy, ¿cosa de Deodato o del propio Jobim, fanatico del maestro frances?), para dar paso a una languida bossa nova tipica del maestro, donde nos deleita con su suave, viril y aterciopelada voz. Su forma de cantar me recuerda a la de Chet Baker. No tiene esa voz androgina del trompetista, pero su acercamiento como vocalista, no es el tipico de un cantante consumado. Tiene ese algo autista de Chet, como si estuviera cantando para si mismo, para la ahuyentar el silencio, sin darle importancia a consideracion tecnica alguna.

ENLACE DE DESCARGA:
http://rapidshare.com/files/113987886/Antonio_Carlos_Jobim_-_Stone_Flower_sogoodmusic.blogspot.com.rar.html

3 comentarios:

linoleo dijo...

Un saludo Gato ¡¡

me alegro que me hayas encontrado. Aqui viviendo cerca de la carretera de Jack Kerouac (On the road), la I-80, jeje...

Que flipo con tu blog, me encanta, ya tengo entretenimiento para rato.

Un saludo.

Coordinaci�n Posgrado dijo...

Que transa Travis, un favor enorme, podrias subir otra vez este discazo, te lo pido como melomano. Gracias desde ya.

Travis Brickle dijo...

Aqui lo tienes

http://www.megaupload.com/?d=26K1HSDQ
contraseña: catapunchimpun